miércoles, noviembre 08, 2017

Mateo 6, 13- 14


 
Entrad por la puerta estrecha:
porque ancha es la puerta, y espacioso
el camino que lleva a perdición, y
muchos son los que entran por ella.
 Porque estrecha es la puerta , y angosto
el camino que lleva a la vida,
y pocos son lo que la hallan”

 ¿Qué crees que quiere decir?

 Significa, que seguir la pauta que marca
este mundo lleva a la destrucción,
“pocos son los que la hallan”
normal, pocos son los que la buscan,

yo no veo ninguno.

 La mayoría está a lo que está, a aprovechar
y disfrutar,
la perspectiva hacia la vida ha sido reducida
a  “ver el lado positivo”

 Dios no nos hace falta
tenemos pensamiento crítico
somos de la ciencia
creemos en la libertad
las cosas son como son
es lo que hay

 engañados en el hueso
sometidos en el corazón
corrompidos en el espíritu

y aún así, la gente sigue siendo
agradable,
la masa necesita saberse masa
y es que es el miedo lo que
hace posible el sometimiento.

 Es como en el cuento el flautista
de Hamelín
las sociedades están hipnotizas
mientras son sometidas
sonríen fascinadas,
mientras Lucifer toca la flauta
que significa su perdición.

 

  
II

 
¿Pero en qué cree la gente?

 En Dios, no,
y en el diablo tampoco.

 ¿Por qué creéis en la muerte
y no en la vida?

Ateos por decreto,
así os quieren,
rebeldes contra vuestros propios
derechos, o peor, contra vuestra
propia condición

 rebeldes contra la verdad
sumisos con lo que es mentira
sumisión
a “lo que hay”
sumisos
a  “lo que sea” 


III

 la gente no tiene sed de verdad
y las almas se venden baratas
y la gente ni se da por aludida

 mirar para otro lado se convierte
en pauta,
y en todos lados está el príncipe
de este mundo, Lucifer.

 ¿No habías notado que hay algo
verdaderamente
encabronado en el aire?

 

 

 

lunes, noviembre 06, 2017

Bilbao, viernes 21:45


 

 


 
 
 
 
 
 
 

Las calles están llenas de gente y la ciudad
bulle en sus bares, la gente come y bebe
y habla. Hay de todas las edades. La ciudad,
esa mole de asfalto con luces y algún
arbolillo. Toda esa gente tiene ganas de pasárselo
bien, tienen la cabeza llena
de la mentalidad de su tiempo:

 quieren comer, beber, disfrutar, aprovechar,
escaparse un poco de la rutina,
mientras sueñan con que les vaya mejor

 cada franja de edad proyecta sobre sí misma,
el enfoque  y las ambiciones que el orden
proyecta sobre ellos.

 disfrutar, comer, beber, aprovechar, estar
guapos, ver el lado positivo
como si no hubiese mañana

 esa es la idea, tratar de ser optimistas,
 entre el escepticismo y el ateísmo
mientras la velocidad que se impone en  estos tiempos
no les da pie a pensar más ni a plantarse nada
más allá de lo que se plantean y piensan, lo que
lleva otra vez a aprovechar, disfrutar, ver el lado positivo

etc.